Skip to content

Cartas de amor eterno

te quiero

No sé si te he dicho alguna vez que contigo soy feliz, si no es así te lo digo ahora: soy feliz porque existes y porque me quieres.

Cada vez que te veo todo es felicidad: cada mirada, cada palabra amable con tu voz maravillosa, cada caricia, cada sentimiento, cada beso.. cada amor.

¿Cómo no voy a ser feliz si tú eres mi vida? ¿Cómo no ser feliz si eres mi razón y mi esperanza? ¿Cómo no serlo si eres la felicidad encarnada en una persona?

Tu amor me da dicha, me da alegría, esperanza para afrontar cada segundo hasta el momento de verte, me hace soñar con ser feliz y despertar siéndolo. Tu amor me hace tan feliz como el más feliz.

No te imaginas lo que siento, quizás sí, si tu lo sientes como yo. Amarte es querer abrazar la vida y recorrer el mundo dándote la mano. Amarte es ser dichoso, incluso sin causa para serlo, tú eres mi causa.
Soy tan feliz que temo despertar y no encontrarte a mi lado para seguir siéndolo, pero sé que eso no pasará, porque nuestro amor es eterno.

Quisiera saber expresar con palabras mi felicidad por ti, pero basta con que me mires con tus ojos… lo descubrirás.

Te amo

Mi compañera

Mi compañera, así te llamo porque así eres, así te pienso y así te concibo, mi compañera, llena de sentimientos, llena y grandiosa..

Eres mi compañera, porque en ti me apoyo, en ti pienso, en ti confió y en ti veo mi presente y mi futuro. Llamarte compañera, es pensar que te pertenezco, que de entrego palabras de ilusión y hechos de felicidad.

Y yo soy tu compañero, aquel que te da todo y sólo te quita tristezas, quien te da la mano para arrojarte a mi mundo y a la vez entrar en el tuyo.

Eres mi compañera, no me fallarás, no me traicionarás, no me dañarás. Si me fallas, si me traicionas, si me dañas…. aunque me dañes, seguiré amándote mi compañera.

Y compañera no es sólo una palabra, son promesas, son planes y son mil momentos de compartir llantos y sonrisas.

Mi compañera del alma y mi fruta de pasiones, el alma que acompaña mi alma, la sangre que acaricia mi sangre, mi compañera, mi sueño hecho despertar, mi compañera… mi amor.

Compañera de mi vida … compañera.

Cambiaste mi vida

A tu lado descubrí lo hermosa que es la vida, fueron tus ojos la luz de mi oscuridad, fue tu sonrisa la pintura mas bella de mi museo, fue tu rostro el horizonte de mi perdida ciudad y fue tu vida el camino mas cierto de esta vida incierta.

Llegaste a mí como estrella y te quedaste como luna, de las estrellas mas bellas de mi negro y oscuro universo, tu eres la que mas alumbra, tu luz se reflejará en mi alma hasta que mi grande y bondadoso corazón deje de existir.

No te regalaría el cielo, sino te llevaría de la mano a conocerlo. Por todo esto y por mucho más solo te puedo decir:

Te quiero

Un día llegaste

Un día llegaste a mi vida y pude comprender la hermosura del cielo en la sinceridad de tu mirada, comprendí que sobran las palabras cuando se trata de expresar los sentimientos que aguardan en el corazón.

Si pudieras ver en mi alma entenderías que una vida no basta para explicarte cuanto te amo, quiero fundirme en tu vida, en tus sueños y en tu corazón para que juntos podamos mirar en la misma dirección, bajo el mismo cielo, respirando el mismo aire, dejando atrás el camino lleno de abrojos y espinas que ya nunca volverá y volar tan alto que el viento sea testigo de que nuestro amor nunca tendrá fin…

Te quiero