Skip to content

Poemas de amor para mi novio

lindo dia

Si estás buscando los mejores poemas de amor cortos has llegado al sitio adecuado, hemos preparado para ti un compendio de los mejores versos amorosos para que puedas mandárselos a tu pareja o colgarlos en tus redes sociales.

Poemas de amor para mi novio

  • Mi corazón te amará hasta el último latido, como las aves que comparten toda una vida de vuelo, y tú para mí, amor mío, eres la mejor compañera de viaje que podría tener.
  • Recuerdo aquel primer beso húmedo con la nostalgia que solo los años te pueden enseñar, lo recuerdo siempre entre sonrisas porque mi hizo descaradamente feliz.
  • A veces me recuerdas al canto de los pájaros, porque incluso en el más fúnebre de mis despertares sabes conjugarle una sonrisa a mi corazón, te amaré con la fuerza de los vientos hasta que la tierra nos separé.
  •  Solo tuyo seré, siempre que tú quieras, a nadie más amaré pues tuyas son mis entrañas. Con el paso de los días envejeceré con la ternura de tus ojos.
  • Quiero que despiertes a mi lado, porque ver como te iluminan los primeros tenues rayos de sol me da la suficiente vitalidad como para aguantar todo el día.
  • El arte de amar no se enseña en las escuelas, yo lo aprendí de ti y trato de mejorarlo cada día, aunque parezca imposible, con tesón y esfuerzo siempre puedo llegar superarlo.
  • Sin ti a mi lado todo pierde sentido, todo es una lúgubre sombra que se esconde entre las entrañas de la larga noche de los tiempos.
  • Podría observarte durante horas, me encantan los pequeños detalles de tu esvelto cuerpo, me gustaría conocerlos todos, hasta el más mínimo detalle: las pecas de la cara, la marca de la barriga, esa marca detrás de la oreja.
  • Me gustaría compartir contigo cada soplo de aire, cada segundo de experiencia y toda la nostalgia que cabe en un recuerdo.
  • Aunque no te lo parezca mi tranquilidad es más endeble de lo que parece, y es que detrás de esta apariencia de muro impenetrable se esconde un corazón de cristal que teme enfrentarse al martillo de tu ausencia.
  • Cuando toco tus dulces manos, suavemente, acariciándolas, me siento el hombre más feliz del mundo, me carga las energías para subir al Himalaya y bajarlo.

Poemas para Él

  • Has llenado de sueños mis largas noches, te encuentro en lugares más recónditos de mi maltrecha alma, echo en falta tu rudo cuerpo, tu mirada de León. Vuelve a abrazarme con tus fuertes brazos te necesito hombre mío.
  • Adoro cuando me regalas una sonrisa, porque significa que, al menos por un instante, he conseguido invadir la intimidad de tus pensamientos impávidos.
  • Quiero compartir contigo todas las primaveras que me quedan, crecer como el musgo en las ruinas, para no irme nunca de tu vida.
  • El día que entendí que querría pasar el resto de mi vida contigo, esta empezó a tener sentido.
  • Mañana cuando te levantes leerás este mensaje, el insomnio se ha apoderado de mí, aunque hay mil problemas que azuzan, saber que te tengo a mi lado me la fuerza suficiente para superarlos todos.
  • Felices sueños mi niño, me voy a la cama con la firme convicción de que cuando me levante mañana, te amaré más que hoy, pero menos que mañana, como un mar en el que desembocan muchos ríos.
  • Solo necesito tu sonrisa para solear mis días, y la ruda imagen de tu torso desnudo para hacerlos arder del todo.
  • Me siento muy afortunada por tener a mi lado al hombre de mi vida, el León que defiende a su camada con uñas y dientes.
  • A veces me gustaría amarte tanto como te admiro, pero me resulta difícil. En realidad, es imposible que haya amor si no hay ni admiración ni fascinación por la otra persona.
  • Gracias por facilitarme mis días y darme cobijo por las noches, eres el sol y la luna.
  • Te amo más que a mi propia vida, porque alimentas mis esperanzas y mis sueños.
  • Tu voz resuena en mi corazón a ritmo de bolero, quisiera bailar pegada a ti el resto de mis días.
  • Aunque hay muchas personas que van y vienen en el tranvía de mi vida, tu eres siempre la estación final, aquella a la que siempre quiero llegar, mi refugio, mi hogar.

Poemas románticos

  • Quizá con mirarte un segundo me baste para cargarme de energía todo un día, tienes un algo místico que te envuelve en un velo de fascinación penetrante.
  • Amo la dulce sonrisa que dibujan tus ojos cuando me ven, me hace sentir un ave que ha recuperado su libertad, un pequeño pedazo del paraíso regalado a los mortales, algo que merece la pena ser vivido y contado.
  • El tesoro de los 7 mares, la fuerza de los vientos que arrecían con locura, la calma del agua en leve movimiento que los precede… así me siento yo cuando navego entre tus mundos, un pirata irado de libertad que busca el cofre de tu corazón.
  • Si tuviera enamorados a tus ojos no me necesitaría nada más, tu dulce mirada descongeló mi pétreo corazón para devolverme a la vida, soy tu criatura en esta historia de amores y cadalsos.
  • Unos instantes en tus brazos y el tiempo se detiene, aunque las manillas del reloj sigan su curso y el sol no deje de moverse. Te amaré siempre con la locura del primer día, bajo que halo de esperanzas y promesas.
  • Me llevaré conmigo, allá dónde fuere, todos los buenos recuerdos que me has regalado, las miradas, las sonrisas, los furtivos besos y las noches estrelladas. Somos lo que hemos vivido, el resto nada importa pues lo terrenal se lo lleva el viento.
  • Nunca te llegarás a imaginar lo que me atraen tus salvajes ojos de pantera, esa mirada penetrante, sesgada, con el valor que le dan los años y lo exótico que se puede llegar a volver el paso del tiempo.
  • Con el paso de años he aprendido a apreciarte mejor, eres como los buenos vinos, que no se pican nunca y aguantan indelebles el paso de los días, y es que nuestro amor es más fuerte que el paso del tiempo.
  • Te amo, no es fácil decirlo, todos sentimos el fondo algo de miedo al amar, pero poder decirlo, y que sea verdad, es la mejor de las liberaciones, significa salir un largo y tormentoso cautiverio.
  • Si tuviese que elegir, te elegiría siempre a ti, ¿pero elegir entre qué? Entre tú y cualquier otra cosa, sea cual fuere, y es que el amor es capaz de hacer enloquecer hasta al más cuerdo.