Skip to content

Cartas de amor en la distancia

amor

Vivir separado de la persona que amas es casi un castigo para cualquiera que esté enamorado. Vives con el miedo de que todo termine algún día y te quedes con ese sentimiento de vacío pensando en “allí”. Piensas que cada momento de tu vida lejos de tu pareja es un día perdido que podría haber sido un gran recuerdo en su relación, y sin embargo están separados, extrañándose unos a otros por sí solos. Perder a una persona es sólo el dolor de su ausencia, y no importa cuántas videollamadas, mensajes de texto y horas de teléfono pasen. Las relaciones a distancia tienden a ser agotadoras, ya que siempre habrá una dosis de dolor entre ellas.

Sin embargo, experimentar el verdadero sentimiento de amor es cada vez más complicado y quizás por eso vivimos atados a la nostalgia de los romances de antaño. Y quizás los que viven en el amor a larga distancia son los verdaderos románticos de nuestras generaciones, porque alimentan su amor con la ilusión diaria de volver a ver a sus seres queridos. En esta carta confesamos la realidad de vivir tal amor, que cuando se da es incontrolable e irracional, pero cien por ciento genuino. Conocer los verdaderos pensamientos de una mujer en una relación distante.

Cartas de amor en la distancia

Sé que una relación de este tipo es la más complicada y dolorosa de todas, pero no la elegimos. Sólo elegimos amarnos los unos a los otros, te elegí a ti cuando te vi a ti y a ti a mí, aunque desgraciadamente la vida tenía otros planes y decidió separar nuestros caminos. Sé que muchos pensarán que estamos locos y que vivimos de la memoria, que no avanzamos ni cerramos el capítulo que un día nos unió, pero sé que ambos somos los únicos que entendemos este amor. Porque a pesar de los kilómetros que nos separan, siempre vuelve uno de los dos. Volvemos en forma de las sonrisas que nos enviamos en fotografías por teléfono, en forma de cartas de amor y notas de voz, volvemos cuando tenemos más de un día sin conocernos, y aunque no tenemos mucho que decir, sólo queremos saber que todo está bien y que todavía nos tenemos a nosotros mismos.

Sé que sabes cómo me siento cuando te hablo por teléfono y no tengo nada que decir, sabes que te estoy marcando porque estoy en el peor momento de extrañarte y sólo quiero escuchar tu voz, saber que sigues ahí para mí. Sé que comprendes que aunque soy fuerte a veces me rompo, sobre todo si veo parejas felices en el parque y no puedo evitar abrazarte en mis pensamientos, con los brazos del alma, deseando que sientas mi amor hasta donde llegas. Todo lo que me pasa cuando estoy lejos de ti.

Cartas de amor en la distancia 2

La gente siempre dice que los amores de lejos son para los tontos, para los idealistas que creen que el otro es fiel a nosotros y nos ama incondicionalmente, que debemos despertar y darnos cuenta de la realidad: “Probablemente estoy con alguien más ahora mismo. Sin embargo, por mucho que conozca a la gente, nadie será como tú. Por eso ni siquiera puedo pensar en prestarle atención a nadie más. Al contrario, sólo pienso en todas las personas que están allí contigo. La gente que envidio, aquellos que pueden verte todos los días y que no tienen ni idea de lo que se siente al amarte de la manera en que yo te amo.

Sé que ustedes comprenden, como yo, lo importante que es nuestra relación, lo fuertes que pueden ser los espacios de tiempo sin vernos, porque ayudan a nutrir y fortalecer nuestro amor. Como en la música, los silencios suenan mejor cuando los pones en el lugar correcto, así que en mi corazón está el tiempo sin verte. Es básico, poderoso y da vida a este amor.

Por otro lado, nunca he dejado de ser optimista. La reunión será pronto y cada vez es más especial que antes porque siempre encuentras maneras de hacerme sentir amada. Y si no fuera por toda la atención y afecto que me haces sentir cada día, no sería mi emoción verte cada vez que nuestros caminos se juntan de nuevo. Esos días en los que más te extraño valen la pena hasta que nos volvamos a ver. Así que no importa cuántas tristes llamadas de medianoche tengamos que soportar si terminas recordándome cuánto valemos, porque la paciencia siempre es recompensada. Es la única cosa que estoy seguro de este amor, que de una manera u otra encontramos maneras de hacer que nuestro tiempo separado valga la pena. Admito que a veces creo más en ti de lo que debería y confío demasiado en el destino y en lo que nos depara, porque aunque entiendo los problemas de las relaciones modernas y lo complicado que es estar con tu otra mitad sin pensar en lo que sería estar con otra persona, a pesar de todo eso, todavía no me rindo con el amor. Sigo creyendo ciega y felizmente, porque si no hay esperanza no hay nada más. Si no creo de corazón en nuestro amor, nada puede ser auténtico, ninguna palabra puede ser real.

Cartas de amor en la distancia 3

Gracias a esta relación a distancia y desde el día en que decidí que formaría parte de ella, empecé a vivir día a día, y siempre haciéndolo valer. Porque desde que te conocí nada ha sido igual, cada día se ha vuelto importante porque me acerca, lenta pero seguramente, al momento en que nunca más te dejaré ir. Ese día en que nada nos separará será cuando cosechemos los frutos del amor puro y verdadero. Sé que sucederá porque me lo recuerdas todas las noches mientras hablamos por videollamada y me pides que no esté triste, porque lo que te hace más feliz es verme sonreír. Gracias a ti, mi amor de larga distancia, por hacerme sentir tan amada.

Cartas de amor en la distancia 4

Mi precioso amor:
Es gratificante para mí poder escribirte estas líneas, porque de alguna manera debo expresar todo este amor que tengo por ti, todo este sentimiento que llevo dentro, esperando ansiosamente el momento perfecto en que nos volvamos a ver, para darnos ese beso de amor que quedó pendiente y ese fuerte abrazo que lo mejora todo.

Tenemos una relación muy especial, una relación como ninguna otra, porque a pesar de esta distancia que separa nuestros cuerpos, incluso nuestras mentes, almas y corazones siguen juntos, como si estuviéramos juntos, como si fuéramos uno solo, y eso me da tanta fuerza para continuar, que cada día que pasa te quiero más y más.

No sabes lo feliz que me haces, y aunque es verdad que por ahora estás lejos, no puedo evitar pensar en ti y sonreír. Recuerdo que cuando llegaste a mi vida me trajiste toda esa felicidad de la que tanto había oído hablar; por fin me sentí lleno, me sentí completo. Y aunque ahora estás lejos de mí, este amor que crece en mi corazón no tiene fin.

Pero debo admitir una cosa: no es fácil. Sabes que te quiero como si no tuvieras ni idea, pero me gustaría que pudieras sentir mi corazón latiendo cuando recibo un mensaje o una llamada tuya. Miro mi impaciente teléfono celular esperando el momento en que tus palabras puedan llenar mi corazón. Te extraño tanto mi amor y te extraño tanto, pero siempre espero volver a verte muy pronto.

Nunca pensé que podría enamorarme de esta manera, mucho menos ser capaz de soportar el amor a distancia, pero tú me das tanta seguridad que esas millas que nos separan se convierten en nada con sólo hablar contigo.

¿Y sabes una cosa? No me arrepiento de nada. Tú eres lo mejor que me ha pasado en mi vida y si tuviera que hacerlo te elegiría mil veces más, porque el tuyo es mi amor. Estoy seguro de que pronto llegará ese día, ese día tan esperado en el que la distancia ya no existirá, en el que una vez más podremos amarnos de cerca y nada podrá detenernos.

Lucharé por ti y sé que si estamos juntos en esto, aunque sea difícil, superaremos esta distancia que por ahora nos separa. Muchos más días felices nos esperan juntos, así que debemos luchar juntos y fortalecer nuestra relación, porque mi amor, tú eres lo más maravilloso que tengo. Gracias por compartir tu vida conmigo!

Siempre tuyo, tu amor.