Skip to content

Cartas de amor de hombres ilustres

Cartas de amor de hombres ilustres
5 (100%) 1 vote[s]

Los personajes más ilustres de la historia también han escrito cartas de amor, una herramienta que no pasa de moda.

Cartas de amor de hombres ilustres

En una ocasión Sigmund Freud escribió a su novia y futura esposa Martha Bernays una carta de amor que luego dio la vuelta al mundo como una de las confesiones más románticas de la historia: “No quiero sino lo que tú quieres para ambos porque me doy cuenta de la insignificancia de otros deseos en comparación con el hecho de que tú eres mío. Tengo sueño y es muy triste pensar que tengo que contentarme con escribirte en vez de besar tus dulces labios.

Víctor Hugo, otro romántico duro, escribió una vez a Adèle Foucher: “Tienes razón. Tenéis que amaros, y luego decírselo, y luego escribirlo, y luego besaros en los labios, en los ojos, en todas partes.

Cartas de amor de hombres ilustres 2

Albert Einstein también expresó frecuentemente sus sentimientos por su gran amor, Mileva, por carta. En una de estas epístolas, enviada desde Milán el 13 de septiembre de 1900, el físico declaró: “En todo el mundo podría encontrar uno mejor que tú, ahora es cuando lo veo claro, cuando conozco a otras personas. Incluso mi trabajo me parece inútil e innecesario si no pienso que tú también te alegras de lo que soy y de lo que hago.

El novelista Scott Fitzgerald también escribió largas cartas a su esposa, Zelda Sayre: “Usted y yo hemos tenido momentos maravillosos en el pasado, y el futuro todavía está lleno de posibilidades si usted levanta la moral y trata de creerlo. El mundo exterior, la situación política, etc., permanecen oscuros e influyen en todos directamente, y es inevitable que te afecten indirectamente, pero trata de distanciarte de todo esto mediante alguna forma de higiene mental, inventando, si es necesario.

Permítanme repetir que no quiero que se concentren demasiado en mi libro, que es una obra melancólica y que parece haber obsesionado a casi todos los críticos. Estoy muy preocupada de que lo estés releyendo. Describe ciertas fases de la vida que ya han sido superadas. Estamos en una ola ascendente, aunque no sepamos con seguridad adónde va”.

Cartas de amor de hombres ilustres 3

Por su parte, Franz Kafka envió numerosas cartas a su amada Felice. En una carta fechada en enero de 1913 le expresó su doble amor por ella y por la literatura: “Querido: Te pido con las manos en alto que no tengas celos de mi novela. Cuando los personajes de la novela se dan cuenta de tus celos, se me escapan, más aún cuando sólo los tengo agarrados por la punta de sus vestidos.

Y tened en cuenta que, si se me escapan, tendría que correr tras ellos, aunque fuera al mundo de las tinieblas, su verdadero hogar. La novela soy yo, mis historias son yo. Así que, te lo ruego, ¿dónde está la menor razón para los celos? De hecho, cuando todo lo demás está en orden, mis personajes toman sus armas y corren para encontrarse contigo, para finalmente servirte. Gracias a que escribo, sigo vivo, me aferro al barco en el que te encuentras, Felice. Ya es bastante triste que no pueda alejarme de ella. Pero entiende, Felice, que tendría que perderte a ti y a todas las cosas si alguna vez perdiera la escritura”.